Tabasco: ruinas precolombinas inmersas en paisajes selváticos

Antaño habitadas por olmecas y mayas, las tierras del estado de Tabasco atesoran numerosos restos arqueológicos abiertos al público e incluidos en varias rutas turísticas.

Antaño habitadas por olmecas y mayas, las tierras del estado de Tabasco atesoran numerosos restos arqueológicos abiertos al público e incluidos en varias rutas turísticas en las que se visitan municipios clave para las civilizaciones prehispánicas como Comalcalco, Malpasito, La Venta, Pomona o Reforma.

En Comalcalco se conservan restos de una acrópolis maya construida a partir de ladrillos de barro cocido y relieves de estuco. Con una extensión de 577 hectáreas, en esta zona arqueológica se descubrieron más de 280 edificaciones que datan del año 800 a.C. Pirámides, terrazas, patios y tramos de escaleras comidas por la vegetación ofrecen al visitante un espectáculo único que ayuda a comprender el importante papel que esta región ribereña del antiguo río Mezcapala jugó dentro de la civilización maya. El río no sólo les suministraba alimentos sino que servía de canal de comunicación y de comercio con otras poblaciones mayas. La zona arqueológica se acompaña de un museo en el que se exhiben cerámicas, ladrillos grabados con figuras humanas y animales acuáticos y otros restos hallados en las acrópolis.

Del mismo periodo clásico son las ciudades mayas de Pomoná y Reforma, ambas en la cuenca del Usumacinta, con conjuntos monumentales dispersos encaramados sobre suaves colinas que destacan por la riqueza de sus inscripciones jeroglíficas. Reforma es el sitio del que menos información se tiene. Lo que sí se sabe es que en él hay zonas aún no exploradas con restos de arquitecturas y esculturas que van saliendo a la luz poco a poco.

En las estribaciones de la Sierra Madre Oriental, en los límites con el estado de Chiapas, se encuentra Malpasito, que cuenta entre sus descubrimientos arqueológicos con una cancha con planta en forma de T para el juego de pelota, practicado por los mayas como ritual con connotaciones cosmológicas, religiosas y políticas. Asociado al juego de pelota, en la cima de una de las estructuras más próximas, existió un baño de vapor donde se llevaban a cabo los rituales de purificación previos al juego. También es posible que se practicaran aquí rituales de fertilidad tal y como demuestran los hallazgos de una escultura fálica y varias representaciones de vulvas.

La Venta, al noroeste del estado, es uno de los asentamientos olmecas de mayor relevancia en todo el territorio mexicano. Como legado del paso de esta civilización por Tabasco se conserva un conjunto escultórico de gran formato compuesto por estelas, altares-tronos y cabezas colosales en honor a los máximos dirigentes olmecas, además de una impresionante tumba de columnas de basalto de 1.80 metros de alto y un total de 10 complejos arquitectónicos.

Ana Rízquez

suenaMéxico recomienda

LLegar: Distancias de Villahermosa, capital del estado, a las zonas arqueológicas:
Comalcalco, a 88 km por la autopista Reforma-Dos Bocas.
Malpasito, a 69 km por la carretera federal 187.
La Venta, a 121 km por la carretera federal 180.
Pomoná, a unos 65 km por la carretera 186 que va a Escárcega.
Reforma, a casi 240 km. por la misma carretera.

Dormir: En Malpasito se desarrolla el programa ecoturístico Agua-Selva, donde se puede pasar la noche en cabañas. Por su parte, Villahermosa dispone de una amplia oferta hotelera, con alojamientos de todas las categorías y una fuerte presencia de cadenas internacionales.

Comprar: Por supuesto chocolate, pues algunas de las zonas arqueológicas recomendadas –fundamentalmente Comalcalco- forman parte de la Ruta del Cacao. También ornamentos tallados en madera, alfarería, bordados, objetos de palma y de piel de bovino, tejidos de paja y mimbre en la Casa de las Artesanías Tabasqueñas o en las galerías del centro comercial Galerías Tabasco 2000.

Comer: Especialidades regionales como puchero de res, carne salada con chaya (fruta de la región), pejelagarto asado y cochinita horneada. Los postres típicos son el dulce de mamey y el dulce de guapaque (fruto de sabor agridulce).

La foto: Muy impactantes por su volumen y su estado de conservación resultan las cabezas colosales de La Venta, aunque una foto de los basamentos piramidales inmersos en la naturaleza también puede ser muy sugerente.


2 Comments

  1. by Yenisei on 02 de agosto de 2010  19:34 Responder

    Felicidades por su artículo me ha encantado, recientemente resido en La Venta, Tabasco y quizá no hubiera conocido este lugar de no ser por azares de la vida, pero realmente recomiendo su sitio arqueologico por su importancia cultural, apesar que la mayoría de las piezas se las han llevado a Villahermosa al Museo La Venta, creo que no hay nada mejor que pisar el mismo suelo y ver con tus propios ojos el paisaje que alguna vez observaron los Olmecas, además debo recomendar el guía del museo es muy bueno en sus explicaciones seguro será una experiencia enriquecedora por tu paso por Tabasco :) .

  2. by carlos torres on 22 de octubre de 2009  18:38 Responder

    Al final conozco ese sur mágico gracias a una española con alma mexicana, y todo en punto zip. Gracias Ana.

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada