El chile habanero: rojo y naranja que enciende paladares

De un anaranjado brillante a un rojo encendido -aunque los hay blancos y rosas-, chiquito pero ardiente, hay un chile en México, sin albur, que entre más pica más gusta: el habanero (Capsicum chinense Jacq).


De un anaranjado brillante a un rojo encendido -aunque los hay blancos y rosas-, chiquito pero ardiente, hay un chile en México, sin albur, que entre más pica más gusta: el habanero (Capsicum chinense Jacq). Desde tiempos prehispánicos, este chile estuvo presente en la gastronomía de los mayas -e incluso en su teogonía-, su sabor es un recuerdo de tradiciones antiguas y el hechizo que se actualiza cada vez que se lo prueba.

El alto picor del habanero se debe, además de la capsaicina, a la dihdrocapsaicina, los cuales se encuentran en mayor proporción que en otros chiles. Los productores en México están en Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Tabasco, Chiapas, Veracruz, Zacatecas, Coahuila, Aguascalientes, Jalisco y Michoacán, aunque es Yucatán el principal productor en México.

Hasta 2006 el chile habanero era reconocido como el más picante del mundo -con un rango de 200 mil a 500 mil unidades Scoville- pero fue en ese año que el pimiento Bhut Jolokia, un pariente oritental del habanero, fue reconocido como el más picante con un millón de unidades Scoville -como referencia, el rango del jalapeño va de 2500 a 5000 unidades Scoville-.

De cualquier manera, este chile mexicano ha viajado por el mundo encantando paladares, adentrándose en la comida de otras tierras y ganando terreno ahí donde se atreven a paladearlo. Además de los beneficios que provee al cuerpo -contiene el doble de Vitamina C que algunos cítricos, fortalece el sistema inmune, provee antioxidantes y es utilizado como antiinflamatorio, por citar algunos solamente-, el chile habanero se usa también en la fabricación de pinturas y barnices, gases lacrimógenos y medicamentos.

La producción de este pimiento se ha triplicado en los últimos años, prueba de la alta demanda del producto a nivel mundial, tanto de la mano de la cada vez más popular comida mexicana como de sus características propias. El proceso de la denominación de origen sigue en trámite, un modo de proteger este producto mexicano frente a posibles competidores en el mundo.

El chile habanero, con sus colores encendidos y su picante intensidad, es uno de los tantos productos asociados con México que resaltan el sabor de un platillo y, por qué no, también crea adicción.

1 Comment

  1. by atziri del carmen on 27 de marzo de 2012  11:23 Responder

    el chile pica sobre todo el rojo

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada