Ticul, edo. de Yucatán - foto principal: desdelolocal.gob.mx (composición: siete34 (cc))
 
 
 
Ticul, edo. de Yucatán - foto principal: desdelolocal.gob.mx (composición: siete34 (cc))

Ticul, la ciudad de las manos artesanas

Si por algo se conoce en México a Ticul es por su producción de zapatos, prendas de cuero y piezas de alfarería.

Si por algo se conoce en México a Ticul es por su producción de zapatos, prendas de cuero y piezas de alfarería. No muy explotados hasta la fecha, otros atractivos turísticos de esta pequeña ciudad de la Península de Yucatán tienen que ver con su origen prehispánico. Situada en lo que para los mayas era Tutul Xiú, una de las más importantes provincias en tierras yucatecas hasta bien entrado el siglo XVI, Ticul proviene etimológicamente de las voces mayas Ti (allá) y Cul (llanura alta junto a la sierra).

La tradición artesana de Ticul recibe su particular homenaje en una de sus plazas principales, presidida por una escultura que representa las manos de artesanos locales que, conscientes de la importancia de sus raíces y tradiciones ancestrales, aún siguen modelando figuras de deidades mayas como Chac (dios de la lluvia), Ixchel (diosa de la fertilidad), o Kukulcán, la Serpiente Emplumada (dios del aprendizaje y la artesanía) en barro rojo o negro. Réplicas de estas y otras divinidades esculpidas por artesanos de la ciudad adornan plazas, avenidas y puntos estratégicos de ésta.

En el entorno más cercano a Ticul se pueden observar algunos vestigios mesoamericanos en Chancouc, Idzibil, Banazay, Xcanalep, Dzula, Mecalab, Xcuntikam e Itzimte. Pero además, Ticul es un punto de partida ideal para conocer otros sitios arqueológicos incluidos en la Ruta Puuc como las Grutas de Lol Tun, de la ciudad maya de Uxmal, las Grutas de Yaxnic y los cenotes de Uayalce.

De la época colonial se conservan edificios como el Palacio Municipal y la casa principal de la ex-hacienda Tabí; así como construcciones religiosas como el ex-convento y parroquia de San Antonio de Padua y las capillas de Santiago, Mejorada, Nuestra Señora de Guadalupe, San Román y San Ramón.

Ana Rízquez

suenaMexico.com recomienda

Llegar: Ticul se encuentra a 83 km al sur de la capital del estado de Yucatán por la carretera federal 184 Mérida-Chetumal, entre las poblaciones de Muna y Oxkutzcab.

Dormir: En el Hotel Plaza Yucatán, equipado con lo necesario para pasar un par de días en la ciudad.

Comer: Hay que probar el poc-chuc, platillo típico de esta zona de Yucatán, a partir de carne de cerdo asada con cebolla morada, frijol negro y tomate. Entre los dulces figuran el camote con coco, el cocoyol en almíbar, el mazapán de pepita de calabaza, los tejocotes en almíbar y el dulce de ciricote.

Comprar: Artesanías en barro en alguna cooperativa familiar de Ticul. Arte y Decoración Maya, del maestro Andrés Mena, escultor de prácticamente todas las réplicas de dioses mayas que engalanan las calles de la ciudad. Se puede visitar el taller de trabajo y los hornos.

La experiencia: Pasar la tarde en una banca de la plaza de la iglesia parroquial, platicando con algún lugareño y observando el ir y venir de las “limusinas mayas”.

La foto: Escultura de las manos de artesanos, con la fachada de la iglesia como telón de fondo.

Más información: http://www.ticulperladelsur.gob.mx/

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada